Entrevista a Bill Austin

Por Nelly Mejía de Fase7

En 1967 Bill Austin comenzó el servicio profesional de reparación de audífonos, único en su momento ya que reparaba todas las marcas en su taller ubicado en St. Louis Park, Minnesota; la compañía ofrecía costos fijos por reparación, sin importar el origen de ésta, lo cual fue una revolución que consternó a toda la industria.
En 1971 prestó sus servicios en el taller de moldes Starkey Laboratories, perteneciente al Sr. Harold Starkey, quien posteriormente vendió a Bill su pequeña empresa; al poco tiempo, fusionó el servicio de reparación de audífonos y la fabricación de moldes. Bill decidió mantener el nombre de la compañía como Starkey para que ésta fuera un legado.

La microempresa creció y para 1973 Starkey lanza el primer audífono intrauricular hecho a la medida (con un periodo de prueba de 90 días sin compromiso), otra estrategia revolucionaria para las prácticas de aquellos tiempos; también ofreció sus productos con la garantía Libre de Preocupaciones, la cual incluyó la reposición sin costo por pérdida o destrucción, además de reparar cualquier falla sin limitarse a los defectos de fabricación. Estas acciones radicales en pro de los pacientes, hicieron que Starkey se convirtiera en el fabricante de audífonos hechos a la medida líder del mundo y uno de los 6 más importantes en toda la industria.
¡Este 2017 Starkey cumplirá 50 años!

william-f-austin-1

141: ¿Cómo llega Starkey a México?
BA: Starkey con gran prestigio en los Estados Unidos (a mediados de los 70’s), distribuidores en diversos puntos de México empezaron a importar aparatos auditivos Starkey, convencidos de su calidad y tecnología. Es hasta 2001, que se abre estratégicamente una oficina de representación directa en la Ciudad de México, para brindar un gran servicio en tiempo y forma a sus clientes ¡Motivo de nuestra celebración de 15 años en México!

141: Buena parte de sus empleados a nivel mundial son mexicanos¿alguna razón en particular?
BA: Hemos tenido un excelente resultado en nuestra planta de Matamoros, los mexicanos son personas trabajadoras, cálidas y leales, que se esfuerzan día a día para ser mejores en lo que hacen. Esa actitud ha ayudado a Starkey (a contar con la mejor calidad de productos), actualmente nuestra planta de Matamoros exporta el 90% de la producción mundial de nuestra demanda.

141:¿Cómo creó su fundación y por qué?
BA: En mi juventud soñaba con ser médico, para así ayudar a las personas más necesitadas de África; en un sueño, recibí un mensaje importante, que con ese plan sólo podría ayudar a máximo 30 personas por día y que mi misión era mucho más grande.
Con el trabajo que realizaba en aquellos momentos, me di cuenta que podía contribuir a que el mundo pudiese oír. Actualmente sólo el 2% de la población con pérdida auditiva puede comprar audífonos y esta es una realidad que no acepto, por lo que mi propósito para el año 2020 es haber donado más de 1,000,000 en más de 100 países en donde la necesidad es más fuerte, entre ellos uno de los principales es México

141: ¿Desde cuándo se creó?
BA: Desde que inició Starkey Laboratories, continuamente hacía donaciones localmente a pacientes que no podían comprar sus audífonos.

141: ¿Cuánta gente se ha visto beneficiada?
BA: En lo que va del año 207,831 personas, esto es 18% más que el año pasado.

141: ¿Cómo es que la gente puede acercarse a esta fundación?
BA: A través de nuestros coordinadores locales e instituciones que nos ayudan a realizar esta labor, entre ellos el DIF, Clubes de Leones, Rotarios y personas interesadas en ayudar a que El Mundo Pueda Oír. En México estamos establecidos como Fundación Auditiva Starkey, AC

141: ¿Que satisfacció le ha dejado esta fundación y en general Starkey?

BA: Todos los días es un hermoso día para mí, ya sea que este viajando entregando aparatos auditivos o en mi oficina en Minnesota donde tengo la oportunidad de que un niño, un abuelito o una madre de familia vuelva a escuchar a sus seres queridos; así que mi vida está llena de satisfacciones en cada momento. Si me pongo a pensar un poco más (a aparte de estos momentos que te comento), puedo decirte que estoy muy contento con los alcances que la Fundación está teniendo y el impacto positivo en los pacientes atendidos, sus familias y sus comunidades. Hoy, ya contamos con un Instituto Fundación Starkey en Zambia, en el cual los jóvenes comprometidos en ayudar a sus semejantes en su comunidad, se están preparando para brindar cuidados de la salud auditiva a sus familiares y vecinos para que vuelvan a oír, somos personas cuidando personas.

141: ¿Recuerda algún caso que lo haya conmovido de manera especial?
BA: Si por supuesto que tengo uno y es tan significativo para mí, que siempre que puedo lo comparto: En alguna ocasión me fue a buscar a mi oficina el hijo de una paciente, me comentó que le urgía la reparación del aparato de su madre, cuando me lo entregó estaba casi destruido, al verlo pensé “es imposible reconstruir esto” pero el muchacho insistió, me dijo que su mamá estaba en el hospital en estado de coma y que tal vez si le ponía el aparato podría al menos escucharlo. Al saber estos detalles, me propuse arreglarlo lo mejor posible y se lo entregué esa misma tarde; no supe de este chico durante varios días, después me contó lo que había sucedido.

Me compartió que le puso el aparato a su mamá y que al encenderlo inmediatamente abrió los ojos y preguntó “¿qué vamos a comer?”, su hijo le entregó el menú de alimentos y pidió todo lo que había disponible, su hijo quiso probar un bocado de la comida de su madre y ella le dijo “esta es mi comida, tú pide la tuya”. Al terminar sus alimentos la señora miró a la ventana (era un día de invierno con mucha nieve y frío en Minnesota) y dijo “por favor llévame a la ventana”, la señora se sentó a reposar después de comer y platicó toda la tarde con su hijo; sostuvieron la plática que nunca habían tenido y compartieron cosas que en toda la vida se habían contado. Al terminar, la señora dijo a su hijo “mira, observa que hoy es un hermoso día”, su hijo le respondió “lo es madre, un hermoso día”, y la señora dio su último respiro.

Su hijo me compartió esta historia que me llegó al corazón, por eso todos los días pienso “Hoy es un hermoso día” y me empeño en que cada persona que llega conmigo o con mi equipo de la Fundación, regrese a su casa escuchando. Un solo día de volver a oír y compartir vale toda la pena del mundo. ¿Que hubiera pasado si yo en lugar de arreglar ese aparato, simplemente me hubiera dado por vencido? Esa persona tal vez no hubiera escuchado las últimas palabras de su hijo, en esa última plática.

Siempre lo he pensado y lo seguiré creyendo con convicción “Las bendiciones que recibo todos los días, me hacen creer que en este mundo siempre triunfa la bondad y que todos podemos ayudar.” Solos no podemos hacer mucho, pero juntos podemos cambiar el mundo.

141: Acerca de “La Orden del Águila Azteca” en grado de Insignia, que le otorgó el ex presidente Felipe Calderón ¿Qué significó para usted?
BA: Un gran honor que no me esperaba, ya que es la condecoración máxima que recibe un extranjero por parte del Gobierno de México, además tuve el gusto de recibirlo junto a la Sra. Rigoberta Menchú (Premio Nobel de la Paz 1992), durante la celebración del Bicentenario de Independencia de este gran país que amo.|

141: ¿Cuál diría que es el secreto por el que Starkey está posicionada, como una de las compañías más importantes en su rubro?
BA: Nuestro objetivo principal es que el mundo pueda oír, no es el negocio lo que alimenta la necesidad de ser mejores, si no de lograr los mejores resultados para los usuarios de nuestra tecnología. Somos una familia que cuidamos a los nuestros y yo creo que ese es el éxito.
Nuestros distribuidores comulgan con la misma idea, no somos comerciantes, somos personas profesionales que brindamos soluciones para reconectar individuos con su familia y su comunidad, siempre con mucho amor y con nuestro mejor esfuerzo.

141: ¿Qué sigue para Starkey a nivel mundial y en México?
BA: La industria está cambiando y los aparatos auditivos ya no son lo mismo que antes, nuestros esfuerzos están enfocados a que además de conectarte con tu celular, la tecnología nos ayuden a medir la salud de los usuarios y mejorar su calidad de vida. En cuanto a la Fundación, tenemos 2 retos: Donar 1 millón de auxiliares auditivos entre 2010 y 2020, rebasaremos ese número además de construir otro Instituto de la Fundación en Latinoamérica, ¿México? ¡Puede ser!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s