Nelson Mandela

Por Norma Orozco

Este mes, no podemos dejar de hablar de un personaje por demás ícono del Siglo XX, luchador incansable por los derechos de los negros en África; quien por su origen, su humildad, su fortaleza, sus convicciones y su liderazgo, cimbró las costumbres de una sociedad que se decía superior a ellos, él es Nelson Mandela.

Activista y político sudafricano, que llegó un día como hoy hace 98 años a nuestro mundo, que lideró los movimientos contra el “Apartheid”, privado de su libertad por 27 años, en 1994 presidió el primer gobierno que pondría fin al régimen racista. El siglo XX nos dejó grandes luchadores contra la injusticia,  como Martin Luther King, Gandhi y  el más carismático Nelson Mandela.

Rolihlahla  (su nombre de pila), como cualquier niño en las zonas rurales de África, su infancia transcurrió entre juegos y la férrea disciplina de las tradiciones de su pueblo; hijo del jefe de su tribu, a los siete años fue bautizado con el Nombre de Nelson, para que pudiera asistir a la escuela metodista. Ya adulto, sería llamado Madiba, por el nombre de su clan.

Al morir su padre, queda al cuidado del jefe Jongintaba, tomando conciencia con el tiempo del sentido de la justicia;  al cumplir dieciséis años, formó parte del consejo tribal y en 1937 ingresó al internado para negros de Ford Hare donde cursaría sus estudios superiores . En 1941 abandonó su aldea y partió a Johannesburgo, donde conoció  a Walter Sissulu, quien influyó en sus ideas políticas, ayudándole a conseguir trabajo y finalizar sus estudios de derecho, además de presentarle a su prima  Evelyn Mase, con quien contraería matrimonio en 1944.

Su poder de seducción, la confianza en sí mismo, la capacidad de trabajo, la valentía y su integridad lo hicieron brillar donde se presentara. Pronto sus cualidades lo situarían en  puestos relevantes de la organización; en 1944, Mandela fue uno de los líderes fundadores de la liga de la Juventud del Congreso, llegando a ser el grupo dominante del Congreso Nacional Africano de ideología socialista.

En 1948 se institucionaliza el régimen “Apartheid” (Desarrollo separado de cada raza en la zona geográfica que les es asignada) por ponerle un nombre,  aunque el racismo se remonta en Sudáfrica al año 1911. En 1949 se establece la segregación en el uso de servicios, separación en fábricas,  transporte público y se prohíben los matrimonios mixtos, En 1952 Mandela presidió la federación del Congreso Nacional Africano, al tiempo que dirigía los voluntarios que desafiaban al régimen; se había convertido en el líder del movimiento organizando campañas de  desobediencia civil contra las leyes segregacionistas.

Hubo 8,000 detenciones entre ellos Mandela, siendo confinado en Johannesburgo donde estableció el primer bufete de abogados negros de Sudáfrica; fué adoptando la ideología del humanismo internacionalista que adoptaría toda su vida.

En 1955 reapareció en público, promoviendo la aprobación de “Carta de la Libertad”, en la que se plasmaba un estado multirracial, igualitario y democrático, una reforma agraria y el reparto de la riqueza. Por aquellos años conoce a la asistente social Nomzano Winnie Madikizela, mejor conocida como Winnie Mandela, (con quien se casaría en 1958).

En 1956 el régimen racista llegó a su culmen, al crear el gobierno siete reservas o bantustanes donde se pretendía confinar a la mayoría negra (más del setenta por ciento de la población). El Congreso Nacional Africano respondió con manifestaciones y boicoteos que condujeron a la detención de sus dirigentes, siendo Mandela acusado de alta traición, juzgado y liberado por falta de pruebas en 1961. Durante el juicio sucedió la matanza de Sharpeville (1960), donde la policía abrió fuego contra una multitud desarmada protestando contra las leyes racistas.

En 1962 viajó por diferentes países africanos para recaudación de fondos, se preparó militarmente e hizo propaganda de la causa. Al regresar fue detenido y condenado a cinco años de cárcel; estando aún en prisión formó parte de los dirigentes de la “Lanza de la Nación”, los cuáles fueron declarados culpables de sabotaje, traición y conspiración violenta. En el juicio que duró de 1963-1964 fue condenado a cadena perpetua y aún en cautiverio fue nombrado presidente del Congreso Nacional Africano.

Siendo prisionero desde 1963 – 1990, Nelson Mandela se convirtió en símbolo de la lucha contra el “Apartheid” , en una figura legendaria que representaba el sufrimiento y falta de libertad de todos los negros sudafricanos; Frederik De Klerk presidente de la república, cedió y abrió el camino para desmontar la segregación racial, legalizó el Congreso Nacional Africano y liberó a Mandela quien se convertiría en su interlocutor para lograr el desmantelamiento del “Apartheid” y la transición a una democracia multirracial, lo que les llevó a compartir el Premio Nobel de la Paz en 1993.

En 1994 Mandela es elegido como el primer presidente negro de Sudáfrica período que duró hasta 1999; desde ahí puso en marcha una política de reconciliación nacional, manteniendo a De Klerk como su vicepresidente y tratando de involucrar  en la participación democrática al díscolo partido Inkhata de mayoría zulú.

Mandela inició el Plan de Reconstrucción y Desarrollo, destinando grandes cantidades de dinero a mejorar el nivel de vida de los sudafricanos negros en áreas como: Educación, vivienda, sanidad, empleo además la redacción de una nueva constitución para el país, finalmente aprobada en 1996.

En junio de 1998 junto al arzobispo Desmond Tutu, quien presidía la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, Nelson Mandela presentó el informe con las conclusiones de la Comisión; tres meses antes de la conclusión de su mandato, anunció que no se presentaría a la reelección durante las elecciones de Junio de 1999.

A partir de ese año y apartado de la vida política, recibió múltiples reconocimientos; sus problemas de salud hicieron cada vez más esporádicas sus apariciones públicas, aún así, el fervor que despertaba en sus compatriotas, siguió vivo y en el 2010 estuvo presente en las ceremonias del Mundial de Fútbol de Sudáfrica, recibiendo un caluroso apoyo de la multitud; en julio de 2013 estando gravemente enfermo, la población sudafricana se lanzó a las calles para celebrar su 95 aniversario.

El 10 de Noviembre de 2009, la Asamblea General de la Naciones Unidas, en la Resolución 64/13 decide designar el 18 de Julio (día de su nacimiento), Día Internacional de Nelson Mandela.

Elevado a la categoría de uno de los personajes más carismáticos e influyentes del siglo XX, entró a la historia como la encarnación de la lucha por la libertad, la justicia y como símbolo de toda una nación. Él nos demostró que los ideales bien encausados, pueden ser el mejor aliado de un grupo en desacuerdo con los sistemas impuestos por quienes pretenden manipular tanto la mentalidad como la vida de quienes gobiernan; tomemos su ejemplo en todos los ámbitos de nuestras vidas y hagamos de esta una sociedad verdaderamente humana, consciente, participativa, solidaria y responsable.

Esperamos que esta información soporte la teoría de que “La  violencia genera violencia”, nada ganamos con acciones o palabras agresivas para quien en un momento dado nos ofende o lastima; no permitamos que nuestra paz se turbe ante hechos vandálicos y demostremos que sí somos capaces de llegar al entendimiento mediante el diálogo. ¿Estás de acuerdo en apostar al diálogo generando un entorno que te garantice no salir lastimado?

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s